LLEGA EL DEMANDADO PIN: #NOTALLMEN

¿Harta de dejarte la voz, la paciencia y la salud cuando un tío llorica te argumenta con el clásico “Es que no todos somos iguales”?

Acaba tus conversaciones de una manera elegante y original con el pin #NotAllMen.

Porque en femidramas queremos ayudarte, sabemos que si le das esa palmadita en la espalda que tanto reclama, se la partirías, y entonces se quejaría de que és un hombre maltratado.

43417523_298663030862509_8786343631129673728_o
Standard

Bienvenidos a Femidramas.

¡Bienvenidos señoras, señores y señoros!

Con todos ustedes, de la mano de la creadora de “Soy una sumisa de mierda” (Osea, yo) tengo en grandísimo placer de presentarles mi nuevo blog – Redoble de tambor- ¡”FEMIDRAMAS. Dramas cotidianos de una feminista novata”!

Y es que, como diría la vecina rubia, me gusta ser feminista, pero a veces es difícil. Por eso he decidido crear este espacio y compartir mi visión del mundo con las gafas moradas, esas gafas que te ayudan a ver muy bien las desigualdades entre mujeres y hombres, pero que en ocasiones, te hacen la vida más complicada.

Una vez que te las has puesto, ya no te las puedes quitar, por tanto, estás jodida, ya no hay vuelta atrás, ahora eres feminista y ves machismo por todas partes; eso supone cabreos casi diarios, discusiones con señoros ofendidos, convertirte en la femipedia en el trabajo, de cañas con los amigos, en las reuniones familiares y un largo etc…

Con las gafas moradas también entras en conflicto constantemente contigo misma, y es que, de la noche a la mañana, una no se convierte en una feminista de manual, porque el feminismo, entre otras cosas, va de desaprender lo que el patriarcado nos ha ido inoculando desde hace 21 siglos nada menos, y eso queridxs, cuesta más que hacerte igual el eyeliner en los dos ojos. Mi vida se ha convertido en una juerga constante, es apasionante, os lo juro. Por ejemplo, mientras escribo esto, no se cuántas veces he cambiado el género a los plurales, y sigo sin saber cuál voy a usar finalmente, porque todo me suena mal al leerlo, así que desde ya, pido perdón a quien pueda sentirse invisibilizado con la decisión que tome, os juro que para nada es mi intención, pero quiero que esto quede lo más “leíble” posible.

La finalidad de empezar este blog, es poder compartir experiencias, anécdotas y aprendizajes con todo aquel que se anime a participar y así, entre todos, podamos tomar consciencia y crear un mundo más justo y más igual. Unas veces será más divertido, otras me pondré mas seria, y quizá en alguna suplique por tener una cámara de gas;  en todas me lloverán ostias, soy consciente de que el feminismo incomoda, y por eso quiero dejar claro desde ya, que lo que aquí vais a leer es mi visión personal, nunca verdades absolutas, pero que esto trata de que quiero que mi voz también se escuche y que nadie la va a poder silenciar.

Y dicho esto me pongo solemne y…

-Señor azafato buenorro con ropa prietita, procede a hacerme entrega de las tijreras, y corto la cinta violeta con la que queda inaugurado: FEMIDRAMAS.-

 

 

Standard